agosto 17, 2003

Serendipity, Astrología, Urano

(Nota de la webmistress: La traducción de estos artículos es solo a efectos de difundir la información a aquellas personas de habla hispana. No se ha querido infringir las leyes de copyright)

La búsqueda del día:

Primer sitio relevado: www.astrology.co.uk

“Serendipity”, una película sobre el destino
(Sino han visto el film, lo recomiendo. En español, se llama “Señales de Amor”)


En las primeras impresiones de la película, Serendipity, parece ser una comedia light y predecible. Jonathan (John Cusack) encuentra a Sara (Kate Beckinsale) mientras sus novios están de compras. Ella le da su número telefónico pero el papel se le escapa de las manos por el viento. Entonces Sara lo toma como una señal que no es el momento adecuado para conocerse más. Así que escribe su teléfono, en una copia del libro “Amor en los tiempos de cólera” y el teléfono de él en un billete de un dólar que Sara pone en circulación. Sara le anuncia que si estos objetos vuelven a estar en mano de ellos, ese tiempo será el adecuado y que ambos han nacido para estar juntos. Pasan algunos años. Jonathan y Sara están comprometidos para casarse con sus respectivos novios, pero aún no han superado aquel encuentro predestinado...

Una historia con un poderoso mensaje y un film rico en simbolismo Detrás de la historia dulce, Serendipity es una película con un poderoso mensaje sobre la vida. El film es rico en simbolismo. Algunas veces esto es obvio. Observen por ejemplo el muchacho vestido como diablo que arruina sus planes. Algunas veces el simbolismo es importante. El objeto elegido por Sara llega su número telefónico dentro del universo de la coincidencia que es un libro llamado “El amor en los tiempos de Cólera” de Gabriel García Márquez. Es una historia donde la mujer, Femina lee como ella está enferma mientras su amante, Florentino, ve la situación como una señal de que ellos no deberían estar juntos. En esta épica historia, el amor debería madurar como un vino fino colocado en una celda oscura durante años.

Busquemos las señales y escuchemos las pistas para descubrir nuestro destino

El mensaje típico de Hollywood es que debemos perder la oportunidad cuando el amor aparece, de otro modo uno correría el riesgo de perderlo por siempre. Esta historia, sin embargo, trata menos sobre ayudarnos nosotros mismos y hacernos cargo de nuestro destino. Nos recuerda que algunas veces debemos dejar actuar al destino... que existe un patrón más amplio para nuestras vidas. Y si buscamos las pistas y leemos las señales, este patrón nos permitirá vivir nuestros sueños.

Todo sucede por una razón
“La vida no es una mera serie de accidentes sin significado o coincidencias, sino que es un conjunto de actos que culminan en un exquisito y sublime plan”, del film Serendipity o Señales de Amor

¿Qué tiene que ver esto con la astrología?
Bien, no es que tenga mucho que ver.

El film muestra que tenemos una medida de poder para controlar y completar nuestras vidas. Pero así y todo existe un “patrón en el universo” que se llama destino. Es un film con un mensaje complejo embalado en un formato atractivo y simple. Y como La Novena Revelación de John Redfield, uno no debería dejarlo pasar.


Segundo sitio relevado:

http://www.khaldea.com

El siguiente extracto fue traducido de: Gavin Kent McClung. The prophetic Sabian Symbols. Trata el análisis de la carta natal de J.Krishnamurti, alguien que será muchas veces nombrado en el Tao de Internet. Espero que les resulte interesante como lo ha sido para mí. El artículo habla sobre Serendipity, en la Parte de la Fortuna de Krishnamurti. Pero he decidido traducir el párrafo de Urano en casa 9 dado que es algo que yo misma comparto con J.Krishnamurti. Apasionante manera de descubrirse uno en la red, ¿no creen?

Urano (18º en Escorpio). Un bosque rico en colores de otoño. Complitud.
"...una exaltación de cada ideal potencial, dramatizado en la forma del orden universal e inevitable universal y de belleza”

”Cuando Krishnamurti tenía 14 años, y vivía en Adyar, India, el psíquico C. W. Leadbeater percibió la radiación de Krishnamurti como un aura maravillosa. El primer paso de descubrimiento lo llevó a llamarlo “El Maestro Mundial” o una encarnación de Lord Maitreya. Urano es el potencial de independencia, originalidad y descubrimiento – y también regula el aura humana. Elevado en la novena casa, la de la comprensión más elevada y conciencia, Urano está junto a Saturno que co-regula el ascendente en Acuario. La conexión con el trabajo de Krishnamurti como maestro está claro por esta Indicación de la novena casa y Urano exaltado en Escorpio intensifica el aura.
Leadbeater dijo que Krishnamurti había vivido muchas vidas anteriores, y que su primera vida, databa del 22.662 antes de cristo. El Símbolo Sabiano de Urano evoca un pasado que ha llegado ha su recompensa, como cuando termina el otoño, como una acción natural del paso del tiempo, llegando a su más grande gloria.”

Para aquellos que le interesa la astrología, el sitio tiene un gráfico de la carta natal de J. Krishnamurti

1 comentario:

sunyata dijo...

skip to main | skip to sidebar
Sea una luz para usted mismo

domingo 10 de diciembre de 2006
Jiddu Krishnamurti y El Instructor del Mundo.

Año 1926.

En la tarde del día 27, Lady Emily, de acuerdo con su diario, supo “que al instante en que Krishna apareció, Él (el Señor) estaba ahí. Tan severo se veía él y tan lleno de poder”. Mrs. Kirby, una italiana casada con un banquero inglés radicado en Génova, que conocía a K desde 1909 en Adyar y había estado con nosotros en Peregine, escribió que esa tarde había en la apariencia de K una dignidad inusitada y que el poder de su voz se fue incrementando y ésta sonaba más llena y profunda, hasta que “el Señor estuvo ahí y era Él quien hablaba… Cuando eso terminó, me descubrí temblando de pies a cabeza”. Cuando ella lo vio a la mañana siguiente, “él estaba tan amable y afectuoso como siempre, y cuando le conté cómo toda su apariencia había cambiado, dijo: “Desearía haber podido verlo también”… Krishnaji se veía como si tuviera urgente necesidad de un descanso... ¡Qué vida, pobre Krishnaji! No hay duda de que él es el Sacrificio”. [1]

A continuación se reproduce parte de su plática de esa tarde:
“Quisiera pedirles que vengan y miren a través de mi ventana, la que les mostrará mi jardín y mi morada. Entonces verán ustedes que lo que importa no es lo que hagan, lo que lean, lo que cualquier persona les diga que son o que no son, sino que tengan el intenso deseo de entrar en esa morada donde reside la Verdad… Quisiera que ustedes vinieran y la vieran; que vinieran y la sintieran… y no que me digan: “Oh, usted es diferente, usted está en la cumbre de la montaña, usted es un místico”. Ustedes me dan frases y cubren mi Verdad con sus palabras. Yo no quiero que ustedes rompan con todo aquello en que creen. No quiero que nieguen su temperamento. No quiero que hagan cosas que no sientan que son correctas. Pero, ¿es feliz alguno de ustedes? ¿Ha experimentado alguno de ustedes la eternidad?... Yo pertenezco a todos, a todos los que realmente aman, a todos los que sufren. Y si ustedes han de caminar, tienen que caminar conmigo. Si han de comprender, deben mirar a través de mi mente. Si han de sentir, deben mirar a través de mi corazón. Y porque yo amo en verdad, quiero que ustedes amen. Porque en verdad siento, quiero que ustedes sientan. Porque estimo todas las cosas, quiero que ustedes estimen todas las cosas. Porque quiero proteger, ustedes deben proteger. Y ésta es la única vida digna de vivirse y la única Felicidad digna de poseerse. [2]”

_ Extracto del Libro; Vida y Muerte de Krishnamurti. Mary Lutyens. Editorial Kier. Pág. 89.

[1] Carta de María Luisa Kirby a R. G. Macbean, 31 de julio de 1926. (Theosophist, 19 de julio de 1948)
[2] The Pool of Wisdom (La Fuente de la Sabiduría) Star Publishing Trust (Fideicomiso de Publicaciones de La Estrella)


Año 1927.

El día previo a la inauguración del campamento, antes del arribo de Mrs. Besant, K dio su primera respuesta pública al interrogante que preocupaba a tantos: ¿Creía o no creía él en los Maestros y en la jerarquía oculta? Fue tal vez la más importante declaración sobre su propia posición que haya hecho nunca:

"Cuando yo era un niño pequeño, acostumbraba ver a Sri Krishna, con la flauta, tal como lo representaban los hindúes, porque mi madre era una devota de Sri Krishna... Cuando fui mayor y me encontré con el obispo Leadbeater y la Sociedad Teosófica, comencé a ver al Maestro K.H.-también en la forma en que me lo describían, la realidad desde el punto de vista de ellos-, y entonces el Maestro K.H. fue para mí la meta. Más tarde, conforme crecía, empecé a ver al Señor Maitreya. Eso fue hace dos años, y le veía constantemente en la forma en que me fue presentado... Ahora, últimamente, ha sido el Buda a quien he estado viendo, y ha sido mi deleite y mi gloria estar con Él. Se me ha preguntado qué es lo que entiendo por "el Bienamado". Daré un significado, una explicación que ustedes interpretarán como gusten. Para mí, el Bienamado es todo: es Sri Krishna, es el Maestro K.H., es el Señor Maitreya, es el Buda, y está aún más allá de todas estas formas. ¿Qué importa el nombre que uno le dé?... Lo que les inquieta es si existe alguien como el Instructor del Mundo, que se haya manifestado a sí mismo en el cuerpo de cierta persona: Krishnamurti; pero en el mundo nadie se preocupa de esta cuestión... Es algo desafortunado que tenga que explicarlo, pero debo hacerlo. Quiero que ello sea lo más indefinido posible y espero lograrlo. Mi Bienamado es los cielos abiertos, la flor, cada ser humano... Hasta que no fui capaz de decir con certeza, sin excitación indebida ni exageración con el fin de convencer a otros, que era uno con mi Bienamado, nunca lo dije. Hablaba acerca de vagas generalidades que todos deseaban oír. Nunca dije: Soy el Instructor del Mundo; pero ahora que siento que soy uno con mi Bienamado, lo digo, no para imprimir mi autoridad sobre ustedes, no para convencerles de mi grandeza ni de la grandeza del Instructor del Mundo, ni aun de la belleza de la vida, sino meramente para despertar en sus corazones y en sus propias mentes el deseo de buscar la Verdad. Si yo digo, y lo diré, que soy uno con el Bienamado, es porque lo siento y lo sé. He encontrado lo que anhelaba, me he unido a ello; por lo tanto, de aquí en adelante, no habrá separación, porque mis pensamientos, mis deseos, mis anhelos-los del yo individual-, han sido destruidos... Soy como la flor que da su perfume al aire de la mañana. Ella no se preocupa del que pasa por su lado... Hasta ahora han estado dependiendo de la autoridad de lo dos Protectores de la Orden (Mrs. Besant y Leadbeater), o de algún otro que les revele la Verdad, mientras que la Verdad reside dentro de ustedes... No es bueno que me pregunten quién es el Bienamado. ¿De qué sirven las explicaciones? Porque ustedes no comprenderán al Bienamado hasta que sean capaces de verle en cada animal, en cada brizna de hierba, en cada persona que sufre, en cada individuo."

_Who Brings the true (Quien trae la verdad) Star Publishing Trust (Fideicomiso de Publicaciones de La Estrella, 1928.)
__Extracto del libro; Vida y Muerte de Krishnamurti. Mary Lutyens. Editorial Kier. Pág. 95.

Publicado por sunyata los 10:15

Etiquetas: Jiddu Krishnamurti y El Instructor del Mundo.


0 comentarios:
Publicar un comentario en la entrada

Entrada más reciente Página Principal
Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom)
Archivo del blog
▼ 2006 (14)
▼ diciembre (14)
Jiddu Krishnamurti y Pupul Jayakar. (Prefacio 2).
Jiddu Krishnamurti y Pupul Jayakar. (Prefacio 1).
Jiddu Krishnamurti sobre la Creación.
Jiddu Krishnamurti y Susanaga Weeraperuna.
Jiddu Krishnamurti y El Último Diario.
Jiddu Krishnamurti y el Dr. Gonzalez.
Jiddu Krishnamurti y U. G. Krishnamurti.
Jiddu Krishnamurti y Carlos Silva.
Jiddu Krishnamurti y Carlos Silva. (Reflexiones).
Jiddu Krishnamurti contando chistes.
Jiddu Krishnamurti y John E. Coleman.
Jiddu Krishnamurti y Los Problemas del Mundo.
Jiddu Krishnamurti. Prólogo de Kishore Kairmar.
Jiddu Krishnamurti y El Instructor del Mundo.
Datos personales
sunyata
Ver todo mi perfil
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/2006/12/1926-en-la-tarde-del-da-27-lady-emily.html