septiembre 04, 2003

Sincronicidades II

El martes pasado viajaba en el omnibus que me lleva al trabajo, como todas las mañanas. Colgada con un brazo y con el otro sosteniendo el libro de turno.

Por la radio del chófer, anunciaban que un chico, alumno de un colegio de Barrio Norte (Buenos Aires, Argentina) se quería tirar del techo de la escuela.

Poco tiempo después, el destino, casualidad o como quieran llamarlo, hizo que el colectivo donde iba viajando pasara por la esquina del colegio donde el chico quería suicidarse. Los bomberos y la policía habían cortado el tránsito. Estaban los móviles del Canal Crónica, la radio, los chicos estaban todos parados en el medio de la calle. El chófer del colectivo apagó la radio, y le dijo a un pasajero que allí había un chico que se quería matar.

Ese mismo día leí un artículo sobre "Animatrix" contando el argumento de los 9 cortometrajes.

Al día siguiente, es decir ayer, alquilé la película "The Animatrix" que aún no había visto. Es así como descubrí que había una historia entre las 9, que se llamaba "The Kid's story" ("La historia del Muchacho"). ¿Y adivinen qué?

Si el chico se tira del techo de la escuela superior porque reconoce que vive en la matrix y no en la "realidad"

Una vez más el ciberespacio y sus mundos simulados pasaron el marco de la computadora y el cine, para demostrarme algo: los peligros que entrañan este tipo de cosas. No porque sean malas en sí mismas sino por lo que nosotros los humanos podemos llegar a construir con ellas...

¿Hasta dónde vivimos en una sola realidad? ¿Hasta dónde la ficción se mezcla con la vida diaria? ¿Hasta dónde puede la Internet llegar? ¿O hasta donde puede llegar el argumento de una película?

No tengo las respuestas para ello, aún, pero de algo estoy segura que todos estos interrogantes y "tendencias" o "indicios" sean para nuestro mayor bien y para los más altos fines.


... Espero descubrirlo solo a través de la mente...

No hay comentarios.: