noviembre 02, 2003

"Chipacitos calientes"

Les cuento. Los otros días pasé con el colectivo por Talcahuano y Av. Corrientes. Una chica estaba parada junto a un horno eléctrico en un kiosco que bordea justo la esquina. Muy modosita, gritaba "chipacitos calientes..." y algo más que no entendí.

Y pensé Siglo XXI, tan alejados de ese Buenos Aires de 1810, cuando las mujeres gritaban "mazamorras calientes" y los hombres vendían escobas o lo que fuere, por las calles de la vieja ciudad.

Hoy entre tanta tecnología, marketing, internet, televisión satelital y la mar en coche, el ser humano (o porteño) continúa con las viejas tácticas de venta directa.

Es increible. ¿No será que existen muchas imperfecciones en la matriz que vivimos, que mezclamos pasado y presente en un solo instante, en un solo cruce de calles?. Como el gato negro en The Matrix I.

Por un segundo les juro que vi a la chica transformada en una mujer de 1810, y yo viajando en una carreta movilizada a tracción.

Todo había cambiado por el solo sonido de escuchar "chipacitos calientes". Un viaje a través del tiempo, llano y sin tanto rendez vous. ¡Habrá sido un deja vu, quizás!

Este fue solo un pequeño recreo, una nota de color, entre tanta filosofía, literatura, arte, ciencia y tecnología.

(Otra cosa, y pensando por analogía, que de alguna manera nuestros humildes blogs funcionan como esa chica perdida en un entrecruce de calles vendiendo lo que tiene que vender. Y yo me pregunto ¿Alguien allá afuera nos escuchará?)

No hay comentarios.: