marzo 08, 2004

The Lathe of Heaven y No te mueras sin decirme a donde vas

El sábado a la noche dieron por Volver, “No te mueras sin decirme a donde vas”, de Eliseo Subiela. El tema de la película es la reencarnación y algo de ciencia ficción: la grabación de sueños. Así los espectadores saben que el protagonista interpretado por Darío Grandinetti, sueña con una mujer que no conoce, al menos en esta vida; y se ve que su nueva esposa sueña con una nena que será la hija de ambos cuya alma es la misma que el personaje de Mariana Arias.

Tan solo un día después en Hallmark, pasaron la película “La rueda del cielo” cuyo título original en inglés es “The Lathe of Heaven”, ya nombrado en El Tao de Internet, basada en el libro homónimo de Ursula Le Guin. Donde George Orr (Lukas Haas, el chiquito de “Testigo en peligro” hecho hombre, está atormentado por el descubrimiento que sus sueños cambian todo a su alrededor, y donde un Doctor Harber (James Caan), procura “solucionar” con la grabación de sus sueños.

¿Es muy loco, tratar de adivinar que quizá una de las fuentes de Eliseo Subiela, en la realización de “No te mueras sin decirme a donde vas” fue justamente “The Lathe of Heaven” de Ursula Le Guin? Quizá si, quizá no.

Un dato interesante: El personaje de James Caan, al final no recuerda nada de lo que le sucede durante los últimos momentos, lo cual rápidamente me recorcó “Memento”. (Por lo visto no sufro de este síntoma ;) ).

Bueno por lo visto, no hay nada nuevo oculto bajo el sol. Una vez más me confirma que todos los libros y cuentos de autores de ciencia ficción de los últimos años serán utilizados para más adaptaciones cinematográficas.

Y si, una vez más ha ocurrido una sincronicidad o coincidencia llamativa, al menos para mí, Durante dos días consecutivos el tema de la GRABACIÓN DE SUEÑOS ha sido tratado en la TV por Cable.

Recuerdo que cuando busqué y encontré la noticia del estreno para la TV británica de “The Lathe of Heaven”, pensé que era una lástima que quizá por estar un poco lejos, quizá nunca podría ver la producción. Y tan solo unos meses después tuve el regalo de poder grabarla y atesorarla en mi colección casera de Thinking Movies o Cine del Pensamiento.

Aunque tengo que reconocer que cuanto más focalicemos el AHORA, como le dice Heather a George, el truco del buen vivir, se dan con mayor fluidez las sincronicidades.

No hay comentarios.: