septiembre 05, 2004

Contacto

Bueno creo que uno de los temas de la semana es el "Contacto". Humanos que envían señales al espacio exterior buscando una respuesta, que les indiquen que "no estamos solos", que no somos pequeños granos de arena perdidos en la inmensidad espacial que nos rodea.

Durante mis veinti y tantos leí el libro "Contacto" de Carl Sagan. El cual lo recomiendo. Si ustedes han visto la adaptación cinematográfica, "Contact" donde actúa Jodie Foster, no se queden con esa adaptación. Por favor los insto a que lean la novela de Sagan. Si bien la estética del film es "sublime", el libro entretiene y enseña, rico en detalles sobre las posibilidades de hacer "diferentes contactos" con "supuestas" realidades interdimensionales.

Durante el mes de agosto salió un ensayo en New Scientist, en el cual analiza que otro método sería óptimo para comunicarse con los ET, trataré de transcribir algunos fragmentos de una nota que salío en un sitio australiano, Sidney Morning Herald a ver veamos:

Mensaje para la curiosidad: por favor telefoneen a casa ET (parafraseando "ET go home" célebre frase de ET: El Extraterrestre de Steven Spielberg.

10 de Agosto, 2004

El espacio no es solo un lugar para buscar pruebas de vida extraterrestre, escribe Paul Davies

La pregunta de si nosotros estamos solos en el universo es uno de los mayores interrogantes de la Existencia. Una manera de establecer el hecho de encontrar alguna companía cósmica. Una aproximación al problema es escanear los cielos con los radio telescopios con la esperanza de encontrar un mensaje proveniente de una civilización extraterrestre.

Es un gran tiro de proporciones astronómicas, pero aún no ha sido descartada la dedicada banda de radio de astronómos como mecanismo de rastreo.

Conocido como el SETI -en inglés Search for Extraterrestial Intelligence- este proyecto ha estado en funcionamiento durante 40 años. A pesar del silencio reinante. Puede existir todo tipo de razones para esto, incluyendo la más obvia, que sencillamente los Extraterrestres no existen. Pero mientras los radio astronómos buscan, reuniendo sus esfuerzos, pareciera valioso preguntar si deberían ser tratados otros tipos de abordaje

Coloquénse ustedes mismos en el lugar de los extraterrestres, en algún lugar allá afuera de la galaxia. Ellos vigilarían a la Tierra como un lugar donde podría emerger la vida, pero no están seguros... entonces nos dejarían un mensaje y esperar que estuvieramos listos para recibirlo.

El problema con esta estrategia de establecer y olvidar es el factor: tiempo. A la vida le lleva billones de años evolucionar hacia la inteligencia. Aún si los ET se imaginen que aquí existe vida animal, podrían encarar una espera de 10 millones de años. Es un largo [largo] tiempo, para que un artefacto sobreviva.

La solución ideal sería encriptar el mensaje dentro de un número más grande que se autoreplique, se auto repare en máquinas micróscopicas programadas para multiplicarse y adaptarse a las condiciones cambiantes

Afortunadamente tales máquinas ya existe: son las células. La células están en nuestros cuerpos, por ejemplo, conteniendo mensajes genéticos escritos por la Madre Naturaleza hace billones de años

El ADN, la molécula que contiene el guión o programación de la vida, codifica su información en un alfabeto de cuatro letras. Sería un medio ideal de almacenamiento de un tarjeta telefónica cósmica. En muchos organismos, los humanos estamos incluídos, los genes constituyen solo una pequeña fracción de su ADN

[El autor del ensayo aborda un poco más el concepto del "junket ADN" algo así como ¿"ADN basura?"]

La belleza de este esquema es que los ET no habrían visitado la Tierra para implantar el mensaje. Mucho de este Junket ADN consiste en fragmentos de genoma insertado por virus sobre el curso de la evolución. Una civilización extraterrestre podría, por un mínimo costo, despachar pequeños paquetes a través de la galaxia

Para seguir leyendo el ensayo y seguir pensando, clickear aquí

www.smh.com.au/articles/2004/08/09/1092022404578.html

No hay comentarios.: