diciembre 14, 2006

El Jardin de los Senderos que se Bifurcan



Y bueno, continuando con mi patrón de búsqueda '"interactive fiction" fork paths'
He encontrado este ensayo donde enumeran y ejemplifican mediante gráficos los distintos "caminos" para desarrollar un juego.
Y he rescatado el gráfico que habla sobre "El Jardín de los senderos que se bifurcan" de Jorge Luis Borges.
Veamos que dice:
"Movimiento 3: "Caminos que se bifurcan" en posición 8"

"Y aún en el drama, en la novela o cuento corto, el lector no tiene elección real: y esto ha preocupado a los novelistas y dramaturgos, la escritura de los novelistas en formas que discuten o promueven múltiples lecturas, y el trabajo de los dramaturgos que incluyen su audiencia en su acción en piezas de improvisación en las que los miembros de la audiencia sugieren los temas o las maneras de intervenir"
El cuento de Jorge Luis Borges, "El Jardín de los senderos que se bifurcan" es un ejemplo clásico de la estrategia presentada, y un precursor importante en lo que la industria del juego conoce como juegos con "ficción interactiva".
La historia de Borges es una mezcla curiosa entre thriller de espionaje y sabiduría oriental, que circula alrededor de una misteriosa novela china escrita por T'ui Pên, y un laberinto también misterioso construido por el mismo Ts'ui Pên.
Exactamente lo que la relación entre estos dos trabajos es clara -cuando el espía (el mismo descendiente de Ts'ui Pên) está por matar al caballero refinado que él mismo admira (el estudiante europeo de Ts'ui Pên, quien finalmente ha resuelto la "novela y el laberinto") en el jardín.
El profesional Chino le explica al espía que está por asesinarlo, que la novela de Ts'ui Pên,
llamada "El Jardín de los Senderos se bifurcan", es en realidad el laberinto --un jardín de senderos que se bifurcan en el tiempo.

"El Jardín de los senderos que se bifurcan" es la imagen de un universo incompleto, no falso, así como lo concibió Ts'ui Pên. En contraste a Newton y Schopenhauer, su ancestro no creían en un tiempo absoluto, uniforme. Él creía en una serie infinita de tiempos, que crecían, en tiempos divergentes, convergentes y paralelos.
Esta red de tiempos que son abordados por una u otra bifurcación, se rompen, o están inconsciente unos de otros por siglos, entrelazados a todas las posibilidades temporales. No existimos en la mayoría de estos tiempos; en alguno usted existe, y yo no; en otros Yo y no usted; en otros, existimos ambos. En el presente, en un destino favorable me ha garantizado, usted ha llegado a mi casa; en otro, mientras cruza el jardín, me encuentra muerto; en otro le digo lo mismo, pero estoy muerto, soy un fantasma.
La novela de Julio Cortázar "Rayuela" -otro trabajo de la escuela del "Realismo Mágico" sudamericana de la que Borges fue su mas preeminente maestro- toma este asunto de los senderos que se bifurcan un paso más allá, que está escrito para ser leído de dos maneras contradictorias entre sí, cada capítulo tiene un significado diferente de acuerdo a la forma o a la secuencia / orden en que es leído

1 comentario:

abi dijo...

Este cuento me pareció muy interesante cuando lo leí, hace ya mucho. Recuerdo que pensé sobre la teoría del caos (ese famoso diagrama de bifurcaciones, con la constante de Feigenbaum), y sobre el papel de las elecciones en la vida, la teoría cuántica...
Si no recuerdo mal, había otro cuento en ese libro sobre una lotería, y otro sobre un hombre que lo recordaba todo. Creo que esos tres fueron los que más me impactaron. Pero ya hace tiempo ;)
Feliz Navidad :)