abril 17, 2007

Y si no existe la cuchara de Neo, tampoco existe la bola de cristal


de Escher?
¿Don Escher sería así como se pintó? ¿O se autoretrató según la propia visión que tenía de sí mismo?
¿Qué pensaría Don Escher de nuestras nuevas tecnologías de photoshop, donde ya ninguna imágen gráfica deja de pasar?
¿Qué pensaría Don Escher de nuestras fórmulas mágicas: cirugías estéticas por doquier, de nuestras obsesiones por permanecer siempre jóvenes, aún a pesar, de dejar de ser nosotros mismos?
Miles de rostros iguales a otros, iguales a otros moldes, donde modelos y actrices son todas iguales, sin ningún dejo AUTENTICO
¡UF! Prefiero mil veces el mundo de Don Escher, al menos, su rostro brilla entre sillones (confort), libros (conocimiento), ancianidad (sabiduría), ventanas (perspectiva, visión)
Don Escher, mil gracias por su legado



2 comentarios:

le grand retour dijo...

Si nos viera, seguramente Don Escher se lamentaría de que seguimos buscando la belleza en la plástica frialdad de la tecnología.

Saludos
Alec

abi dijo...

Este hombre era un genio :)