agosto 27, 2008

Teoria de Bootstrap

"La física moderna dio el tercer paso revolucionario del siglo XX gracias al enfoque de Geoffrey Chew con su teoría de <> de las partículas, la cual unifica la mecánica cuántica con la teoría de la relatividad. Fritjof Capra, describe ampliamente los planteamientos de Chew en su obra documental "Sabiduría Insólita", donde se discuten temas sobre ciencia, metafísica, religión, filosofía y salud de importantes pensadores contemporáneos."

"El <> es abordado bajo la óptica no sólo de una teoría, sino también como un enfoque, un proceso y una filosofía: "(...) ésta es una teoría que manifiesta tanto los aspectos cuánticos como los relativistas en toda su plenitud y, al mismo tiempo, representa una ruptura radical con la totalidad del enfoque de Occidente sobre la ciencia fundamental" (CAPRA 1994: 56)."
"La hipótesis de Chew sobre <> plantea que: "(...) la naturaleza no puede ser reducida a entidades fundamentales, como bloques de materia, sino que debe entenderse plenamente a través de la autoconsistencia de sus elementos" (...) no acepta ninguna entidad fundamental en absoluto: ninguna constante, ley, ni ecuación fundamental (...) el universo se ve como una red dinámica de sucesos interrelacionados, ninguna de las propiedades de cualquier parte de dicha red es fundamental, todas se desprenden de propiedades de otras partes y la consistencia global de sus interrelaciones, determina la estructura de la totalidad de la red". (CAPRA 1994: 56)."

"Las premisas de la filosofía <> propuesta por Chew, según Capra, contrasta radicalmente con la tradición científica occidental, acercándose mas bien al pensamiento oriental y particularmente con al budista. La visión del universo como "red dinámica de relaciones y sucesos interrelacionados" refleja una actitud budista; cuyo paralelismo, es señalado por Capra en un artículo titulado : "(...) el contraste entre los "fundamentalistas" y los partidarios del <> en la física subatómica, refleja el contraste entre las corrientes dominantes en el pensamiento occidental y oriental. (...) la unidad e interrelación mutua de todas las cosas y sucesos ha hallado su expresión más clara y de mayor alcance en el budismo Mahayana y el pensamiento de dicha escuela budista está en perfecta armonía con la física " (CAPRA cfr CAPRA 1994: 58)."

"El paralelismo entre la física cuántica y el misticismo oriental se expresa, por ejemplo, en los acertijos paradójicos de la tradición Zen, denominados koans, que los maestros plantean a sus discípulos para detener el proceso de pensamiento, experimentar la realidad de un modo no verbal y poder alcanzar un estado de iluminación. Capra explica al respecto lo siguiente: "(...) cuando se descubre la solución, el koan deja de ser paradójico y se convierte en una profunda y significativa afirmación procedente del estado de consciencia que ha contribuido a despertar". (1994:32). Este "método" utilizado por los budistas Zen exige un gran esfuerzo de concentración y atención; similar al experimentado por físicos como Heisenberg y Chew en sus paradojas cuánticas de los años veinte, donde según Capra "(...) el único maestro era la naturaleza". Finalmente reconoce que: "(...) al igual que en el Zen, las soluciones de los problemas físicos estaban ocultas en paradojas". (1994:33)."

"Las filosofías orientales como el Hinduismo, Budismo, Taoísmo, Zen, practicadas por el propio Capra, Heisenberg, Chew y otros físicos y pensadores occidentales; definitivamente contribuyeron a que estos científicos percibieran el mundo físico de otra manera y tuvieran una nueva visión de la realidad; en forma más ecológica y en total armonía con las tradiciones espirituales. Los rayos cósmicos, las cascadas de energía, las partículas y los átomos de los elementos percibidos durante la danza cósmica del universo o la danza de Shiva, experimentada por Capra, en un atardecer mientras observaba el movimiento de las olas; son un testimonio de cómo sus investigaciones físicas cobraron vida: "(...) vi cascadas de energía que llegaban del espacio exterior, (...) vi los átomos de los elementos y los de mi cuerpo participando en aquella danza cósmica de energía (...) sentí su ritmo y oí su sonido" (1997:17). Lo anterior nos demuestra que el misticismo ha constituido una importante fuente filosófica en la construcción del nuevo paradigma de la complejidad, y que la consciencia debe ser un aspecto esencial del universo a ser incluido en la futura teoría de los fenómenos físicos (1997: 409)."

"La estructura matemática utilizada por Chew para la física <> parte de la <> o matriz E; propuesta por Werner Heisenberg y conocida como mecánica matricial, y la formulación matemática de la mecánica ondulatoria de Erwin Schrôdinger. Adicionalmente, en este proceso tuvo una valiosa contribución el físico italiano Gabriele Veneziano, quien en 1974 aplica la topología a la física para definir las categorías ordinales de la interconexión de los procesos subatómicos. (1994:62)"

"Esta compleja estructura matemática le permitió a Chew y su equipo ir mas allá de la "ecuación fundamental" de Heisenberg, formular y sistematizar una teoría global de las partículas subatómicas; es decir, desechar la vieja idea de que los ladrillos fundamentales de la materia eran los electrones, protones y neutrones. Bajo esta teoría no se acepta ninguna entidad fundamental en absoluto. Según Capra: "(...) Chew ha logrado deducir los resultados característicos de los modelos de los quarks, sin necesidad de postular la existencia de ninguna partícula física; practicando, por así decirlo, la física de los quarks sin quarks" (CAPRA 1999:61)."

"La teoría <> guarda cierta similitud con la que planteó David Bohm, físico contemporáneo de Chew y bajo la influencia del filósofo y sabio Krishnamurti: "(...) ambos enfoques, basados en una visión del mundo como red dinámica de relaciones; atribuyen un papel central al concepto de orden; utilizan matrices para representar el cambio y la transformación y, la topología para clasificar las categorías de orden, lo cual podría permitir su posible fusión en un futuro". (CAPRA 1994:73)."

"El proceso de investigación en la física <>, se diferencia en muchos aspectos del de la física ortodoxa: no hay ningún punto claro de partida, no hay preguntas bien definidas, e inclusive, a veces, no se sabe que preguntas formular, se va más allá de la estructura de preguntas y respuestas."

"Esta ausencia de fundamento firme, uno de los aspectos fundamentales del nuevo paradigma, propuesto por la teoría <>, y el hecho de que pueda existir un conocimiento aproximado, es lo que la convierte en una teoría científica. Este aspecto pareciera ser la mayor transformación y el cambio más profundo de la ciencia. Nos preguntamos ¿Acaso la nueva ciencia habrá dejado de necesitar cimientos firmes?. Parte de la respuesta podemos conseguirla en enfoques como el <>; una de las primeras teorías científicas que ha formulado explícitamente "la filosofía del entrelazamiento", donde la metáfora de la construcción de será sustituida por la de la red y donde ninguna parte es más fundamental que cualquier otra."

"Paradójicamente, la concepción de que ningún concepto se considera como absoluto; ha impedido que la ciencia occidental tradicional, con sus acostumbradas preguntas -formuladas con toda claridad y verificadas experimentalmente sin ambigüedad- no le haya asignado el carácter de ciencia al enfoque <>. Pero lo que si es indiscutible es que la contribución de Chew, con la formulación de los principios de esta teoría, ha sido un aporte clave, no sólo en el desarrollo de la física cuántica, sino también en la construcción del nuevo paradigma. Haciendo inevitable la idea de que la metáfora del conocimiento ya no es la del "edificio" o la "realidad objetiva" del paradigma cartesiano; la nueva metáfora del conocimiento es como una red sin cimientos firmes, es una aproximación a la realidad y no una descripción exacta como se creyó durante mucho tiempo."

Narrativas circulares: Pulp Fiction


Narrativas circulares:
Destacados del cine popular de los 90’s
por Fiona A. Villella


El cine popular de los 90’s vio algunos experimentos radicales y fascinantes con nociones convencionales del tiempo narrativo y la lógica. Comienzos que se revelan a sí mismos y que más tarde son los finales; narrativas que siguen rutas circulares, caminos de múltiple narrativa, independientes de cada uno, cruzados, entrelazados, fusionados y desviados; personajes que no se desarrollan en ninguna forma convencional, aparecen y desaparecen, muriendo en una escena y vivos en la otra.





Estas narratives son circulares, fragmentadas, insolubles. Dos filmes que estoy pensando son “Lost Highway” de David Lynch (1996) y “Pulp Fiction” de Quentin Tarantino (1994). Esta última disparó muchos clones, estableciéndose a través del tiempo como un suceso cultural principal, influenciando filmes, programas de televisión, publicidad y música. El primero, aunque con menos influencia y popularidad, permanece como una película profundamente fascinante en la obra de Lynch



Pulp Fiction cuenta tres historias, cada una basada en un personaje. Vincent Vega (John Travolta) y Jules (Samuel L. Jackson); Vincent and Mia (Uma Thurman); Butch (Bruce Willis) y Marsellus Wallace (Ving Rhames). En un laberinto, cada historia circula, allud e interlaza a las otras. En su obra con tiempo narrativo, Pulp Fiction me recuerda un film clásico B noir y de gangster The Killing (Stanley Kubrick, 1956). En este film, la idea de una narrativa progresiva es también retrabajada y socavada para permitir un más objetivo y verdadero giro. Sin embargo, su efecto es un “extraño” eco formal, en el que el tiempo narrativo está en primer plano y palpable.




El eco formal ocurre en Pulp Fiction con su narrativa que se detiene y comienza, cambia y rebobina, forzando al espectador a construir la historia –la trayectoria de cada personaje, su interrelación con los otros personajes y ficciones, el “cómo”, el ¨qué¨, el “cuando” y el “por que” de la narrativa.



Pulp Fiction tiene una narrativa circular. En ciertos momentos cuando las narrativas se intersectan, el tema de lo sobrenatural y el destino sobresale, por ejemplo, donde Butch y Vincent pasan cada uno por el bar de Marsellus. Ellos intercambian miradas hostiles y comentarios sin ninguna razón aparente. La secuencia es misteriosa y la reacción hostil e inmediata de Vincent hacia Butch sucede sin explicación.



Por supuesto, más tarde, en la historia que involucra a Butch y su escape de Los Ángeles, él viene hacia Vincent y lo mata. Pero la obra con narrativa en Pulp Fiction es solo una de sus peculiaridades, aunque una que definitivamente enriquece la experiencia visual. Otro es el “color” de cada personaje en el film, y por “color” quiero decir una cierta estilización y distinción. Cada personaje tiene una “actitud” o algo que decir, que me trae a un tema central de Pulp Fiction



Campos Morficos de Rupert Sheldrake

Campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake
http://fusionanomaly.net/morphicresonance.html

"La idea es que existe una especie de memoria en la naturaleza. Cada especie tiene una memoria colectiva. Así, que si tomamos una ardilla viviendo en New York ahora. Esa ardilla está siendo influenciada por todas las ardillas del pasado.

Y como esa influencia se mueve a través del tiempo, la memoria colectiva de la ardilla, ambas para la forma y para los instintos, está dado por el proceso que yo llamo resonancia mórfica. Es una teoría de la memoria colectiva en toda la naturaleza. La memoria es expresada a través de los campos mórficos, los campos que existen dentro y alrededor de cada organismo. Los procesos mórficos se deben a la resonancia mórfica.”
Básicamente, los campos mórficos son campos de habito, y ellos se han establecido por medio de hábitos de pensamientos, por medio de hábitos de actividad y por medio de hábitos del habla.
Mucho de nuestra cultura es usual, quiero decir mucho de nuestra vida personal y mucho de nuestra vida cultural es usual. No inventamos el idioma inglés. Nosotros heredamos todo el idioma inglés con todos sus hábitos, sus frases, sus palabras, estructura y gramática.
Ocasionalmente la gente inventa nuevas palabras, pero básicamente, una vez que lo hemos asimilado, esto sucede automáticamente. No tengo que pensar cuando estoy hablando, llegando a la próxima palabra, solo sucede, y lo mismo ocurre acerca de habilidades físicas, como andar en bicicleta, nadar o esquiando.
La idea de resonancia mórfica es evolutiva pero la resonancia mórfica solo da las repeticiones. No da la creatividad. Así que la evolución debe envolver una interacción de creatividad y repetición.
Creatividad brinda nuevas formas, nuevos patrones, nuevas ideas, nuevas formas. No sabemos de donde sale esa creatividad. La Creatividad es un misterio donde uno la encuentra, en la realidad humana o en la realidad de la evolución biológica o de la evolución cósmica.
Sabemos que la creatividad sucede. Y entonces lo que sucede es una especie de selección natural darwiniana. No toda buena idea sobrevive. No toda nueva forma de arte se repite. No todo nuevo instinto potencia es exitoso. Solo los exitosos se repiten. Por selección natural y entonces por medio de repetición llegan a ser probable, mas usual.

Campos morficos

En: Talbot, Michael. Mas allá de allá de la teoría cuántica. –Barcelona : Gedisa, 2000, p. 74-79
La longitud de onda de la vida

...”En biología, como en física cuántica, el punto de vista ortodoxo sostiene que fenómenos tales como los organismos vivientes no son mas que máquinas complejas, gobernadas solo por las conocidas leyes de la física y la química. Sin embargo, aún antes de graduarse en Cambridge, Sheldrake se preocupó por problemas, que según los veía, no podrían ser resueltos mediante este enfoque.

Entre ellos ocupa un lugar preponderante la cuestión de la morfogénesis. La palabra “morfogénesis” viene de la voz griega morfe, que significa “forma” y de genesis que significa “nacimiento”. En consecuencia, el problema de morfogénesis es el misterio del advenimiento de las formas vivientes. El enfoque mecanicista nos dice, por ejemplo, que el ADN, de cada una de nuestras células contiene la información, codificada que describe como se organizan las proteínas de nuestro cuerpo. En ciencia, es un concepto convencionalmente aceptado el de que, por lo tanto, el ADN puede ser considerado un mapa o un plano detallado.
***
La similitud entre lo que sucede en los campos morfogenétticos y lo que ocurre en los organismos vivientes es una de las razones que llevaron a Sheldrake, a proponer que los problemas planteados por la morfogénesis podrían explicarse por la existencia de un campo de tipo desconocido, que aquel investigador llamó “campo morfogenético” o para abreviar “Campo-M”

La idea no es de ningún modo nueva. En la década 1920-30, dos embriólogos, Alexander Gurwitsch y Paul Weiss propusieron, cada uno por su cuenta, teorías sobre los campos morfológicos. Sin embargo, aparte de expresar que el control de la morfogénesis podría deberse a campos morfogenéticos, ni Gurwitsch ni Weiss, llegaron a especificar que eran esos campos o cómo funcionaban y sus teorías llegaron a ser poco más que notas al pie de página en los anales de la biología.

Ahora, además de hacer resurgir la idea de los campos morfogenéticos, Sheldrake le proporcionó un ropaje conceptual más completo. Este estudioso afirma que los campos morfogenéticos gobiernan no sólo la estructura de los organismos vivos, sin también su conducta. En síntesis, Sheldrake propone que los hábitos y la conducta de cualquier especie tuvo en el pasado se acumulan y, por obra de un proceso que él llama “resonancia mórfica” afectan los hábitos y la conducta de los miembros de una misma especie que viven hoy. Por ejemplo, si un león encontró una nueva técnica de caza que resulta ser inusitadamente eficaz, y un número suficiente de leones también aprenden la técnica, la resonancia mórfica puede permitir que leones que viven en zonas geográficas totalmente distintas absorban súbitamente esa técnica, aun cuando no tengan ninguna conexión genética directa con los leones que dieron origen a la técnica.

Sheldrake afirma que todavía esposible encontrar, en el ambiente que nos rodea, pruebas de resonancia mórfica. En su libro “A New science of life”, publicado en 1981, menciona los anómalos resultados experimentales comprobados por el psicólogo William McDougall, de Harvard, en sus estudios sobre el comportamiento de la rata. McDougall inició un experimento en la década de 1920-30 y lo continuó durante un período de 34 años. Su intención original era someter a prueba la famosa teoría de Jean Lamarck según la cual las características adquiridas pueden transmitirse genéticamente.
***
Sheldrake considera que comprobaciones como la efectuada por McDougall sugieren una explicación alternativa. A su juicio, cada especie tiene su propio campo M, el cual, tal como los campos de que habla en física, es una estructura intangible pero espacial y real. El campo M de una rata, por ejemplo, tendría codificado en su interior (tal vez holográficamente) toda la estructura y el comportamiento que actualmente advertimos en las ratas. El embrión de rata en desarrollo se sintonizaría en el campo M de su especie, compartiéndolo. Sin embargo, como lo sugiere el experimento de McDougall, esos campos no son estables o estáticos sino que pueden permitir que una conducta nueva y benéfica –como la de la rata que aprende a nadar en un laberinto—sea realimentada al campo M del organismo. En vez de perderse al morir un individuo toda la conducta aprendida, y en vez de ser la conducta innata el mero resultado de una mutación genética aleatoria y espontánea, la conducta habitual y las fuerzas aleatorias e innovadoras de la naturaleza trabajarían juntas en equilibrio dinámico. Sheldrake ha dado a esta teoría el nombre de “hipótesis de la causación formativa”