diciembre 29, 2010

Solos en la madrugada



Aunque no tenga que ver con el material de El Tao de Internet, no quiero despedir el año, sin compartirles el monólogo que hace Sacristán en la película "Solos en la Madrugada"
Porque los últimos posts del blog tienen que ver con los cambios cotidianos, con cosas que a uno les gustaría hacer, pequeños cambios pueden significar el cambio total de una vida.
Aquí le transcribo parte del monólogo que encontré en una página web:

MONOLOGO DE JOSE SACRISTAN
DE LA PELICULA " SOLOS EN LA MADRUGADA
"
"...Se van a acabar para siempre la nostalgia, el recuerdo de un pasado sórdido, la lástima por nosotros mismos.
Se acabó la temporada que ha durado 38 hermosos años, estamos en 1977, somos adultos, a lo mejor un poquito contra hechos, pero adultos. Ya no tenemos papá. ¿ Que cosa, eh?.
Somos huérfanos gracias a Dios y estamos maravillosamente desamparados ante el mundo. Bueno, pues hay que enfrentarse al mundo y con esa cepa que nos da ese aire garboso!. Tenemos que convencernos de que somos iguales a los otros seres que andan por ahí, por Francia, por Suecia, por Inglaterra.
En setiembre ya no vamos a reunirnos solos en la madrugada para contarnos nuestras penas, para mirarnos el ombligo, para seguir siendo mártires, para sufrir. No, a partir de ahora y aunque sigamos siendo igual de minusválidos vamos a intentar luchar por lo que creemos que hay que luchar, por la libertad, por la felicidad.
Hay que hacer algo ¿No?, para alguna cosa tendrá que servir el cambio, pues venga, vamos a cambiar de vida. A ti Rosi ¿Qué té pasa?. Que tu vida con Andrés y los chicos no te gusta ¿no?. Pues fuera, cada uno por su lado pero con dos ovarios como si fuésemos mayores.
Y tu Nacho ¿qué? ¿No te ha tirado siempre lo otro?. Pues venga, guerra, pero sin tapujos. Ponte peineta y a ello, pero con dignidad, con la cara bien alta, que no pasa nada.
Vamos a ver Andrés ¿Tú no querías dejar esas contabilidades y vivir sólo con el sueldo?. ¿Qué esperas?. ¿Qué no puedes?. Claro que puedes. Plántate, plántate con Hernández, con Gil, con Troncoso, plantáos y a pedir un sueldo digno, ya verás como se acojonan los de la planta Noble, y a vivir como un ser humano y no como un robot, a vivir con tus hijos, a charlar con tu mujer. ¿O no?.
Hay que comprometerse con uno mismo, hay que tratar de ser uno mismo, hay que ir a las libertades personales.
Margarita de mi vida, ya no me sirve eso que me dices siempre de que té pasas la vida metida en casa, de que Vicente no te saca. ¿ Qué pasa? Quieres ir al cine y Vicente no quiere, pues vete al cine, fíjate que sencillo. Ese metro, ese autobús, me da una butaca y ya está, ya has visto a Paul Newman, que era lo que querías.
Se ha terminado eso de ser víctimas de la vida, hay que vencer a la vida. Hay que tomar el mando en la cama. Si lo que quieres es un televisor en color, cómprate el más grande que encuentres por que es lo que quieres, no ahorres cuatro perras para dejarlas a los hijos, disfruta de la vida vosotros porque es vuestra vida y porque además esas cuatro perras luego no van a ser nada.
Hay que empezar a tratar de ser libres. Yo también quiero ser libre.
No quiero tener que mentirme tanto. Sé que tengo que ser algo... a lo mejor escuchar, escuchar más a la gente o hacer un programa de radio para adultos, para hablar de las cosas de hoy porque no podemos pasar otros cuarenta años hablando de los cuarenta años.
Ese viejo disco que vais a escuchar es el último de una melodía que no oiremos más. Yo os prometo que Ray Peterson, Raimundo Pérez si hubiese nacido en el Imperio, no volverá a decirle a Laura que la quiere porque, es que Laura tiene treinta y cinco castañas, cinco hijos y está casada con uno de Arkansas y eso hay que afrontarlo.
No soy político, ni sociólogo pero creo que lo que deberíamos hacer es darnos la libertad los unos a los otros, aunque sea una libertad condicional. Pues vamos, yo creo que si podemos hacerlo, creo que si. No debe preocuparnos si cuesta al principio porque lo importante es que al final habremos recuperado la convivencia, el amor, la ilusión.
Pues no cabe duda, al vegetar estamos acabando. Vamos a vivir por algo nuevo. Vamos, vamos a cambiar la vida por nosotros. Vamos.
Y acá les dejo el video de Youtube
Pero a diferencia de Solos en la Madrugada, este post no se trata de despedidas sino un continuado. Hasta el año que viene

diciembre 07, 2010

El Tao de la Salsa


Y al fin comencé algo nuevo. Ese curso que les había dicho que iba a comenzar hace... mucho tiempo. Luego de dilatar mucho, porque no tenía horario, porque quedaba lejos, dejé de postergar y comencé a aprender salsa. Si. Ese ritmo caribeño que ensalsa el espíritu.
Y después de vivir tanto en la cabeza, me dejé llevar por el ritmo, la música, los pasos, el cuerpo todo.
Y el sistema multilineal se dividió en cadencia de seis momentos. Seis pasos, en realidad seis y dos pausas. Tan básico como eso.
Dejé atrás los sueños, la literatura, el cine, e incursioné en la danza. ¿Meditación? Si estaba presente, en la concentración de seguir al profesor y no perderme. Observar primero para ejercitar después. Pasando a una acción. Fluyendo también. Viendo que una vez que aprendía el paso, pude dejarme ir y ver que lo estaba haciendo.
Giros. Lo que más me cuesta. Derecha. Izquierda. También un sistema multilineal porque no. Convirtiendo de a poco el Tao en Salsa.
Viendo si toda la experiencia que tengo en escribir blogs, se ve reflejada en un Tao de la danza.

octubre 06, 2010

Cambios cotidianos



¿Cansado de Tinelli? Solo hay que tomar el control remoto para cambiar de canal.
Pero como se hace para cambiar lo que no nos gusta en nuestras vidas. ¿Existe un control remoto especial como el que usa Adam Sandler en la película “Click” para poder hacer los pequeños cambios cotidianos?.

Tal vez si haya uno de esos controles… en nuestro cerebro.

A veces no son grandes cambios los que hay que hacer, como los que hace Julia Roberts en “Comer, rezar, amar”. No hace falta viajar al otro lado del mundo para cambiar algo recóndito nuestro.

Quizá sea nuestra alimentación la que tiene que cambiar por estar excedidos de peso, o dejar de fumar o tomar.

Quizá sea tan sencillo iniciar un blog para obtener un poco de inspiración, que nos haga ver la vida de forma diferente, y ver que al fin nuestra vida no es tan aburrida.

Tal vez no nos animamos a iniciar un curso nuevo por temor a sentirnos inadecuados. Pero hay que recordar que todos los que inician un curso están en la misma posición que nosotros. Así hicimos el jardín de infantes, la escuela primaria, la escuela secundaria y subsiguientes. En el camino encontramos personas nuevas que buscan lo mismo que nosotros.

Quizá nos imponemos trabas para no iniciar estos pequeños cambios: que no tengo dinero, que es muy lejos el lugar donde se hace el curso, que no tengo tiempo, pero en sí son meras excusas para dar rienda suelta a la postergación.

Comencemos por algo tan básico como nuestro cuerpo, tomando más líquido, caminando más. Haciendo ejercicio. Inscribiéndonos en Facebook, buscando un grupo de afinidad con amigos nuevos. Las herramientas están a un paso.

Como cuando aprendimos a caminar un paso por vez. El cambio es solo por hoy. Y así cimentamos el camino del mañana.

Yo misma estoy pensando en comenzar un aprendizaje nuevo y me está costando porque pienso si seré adecuada para el mismo. Qué el lugar donde se hace es un poco lejos de mi casa. Y saben qué son EXCUSAS. Tengo miedo al cambio, miedo en que me puede transformar eso nuevo que voy a aprender, miedo a hacer papelones. Pero ¿saben qué? … lo voy a intentar.

Les propongo que hagan lo mismo… fluyan con el cambio… e intenten algo nuevo no sé que pero inténtenlo.

Hasta la próxima.

septiembre 22, 2010

Comer, rezar, amar o el arte de Cruzar al otro lado




El sábado a la noche recomendaron en el programa de Luisa Delfino, “Te escucho” la película “Comer, rezar, amar” basada en el best seller, “Eat, pray, Love” de Elizabeth Gilbert.

Al día siguiente me fui sola al cine Multiplex de Belgrano y saqué una entrada. No iba con mucha expectativa, ya que en los diarios le habían puesto la etiqueta de “Regular” a la cinta.

Dije no va a haber mucha gente, pero igualmente me fui temprano y menos mal que lo hice porque se formó una fila de una cuadra.

No les voy a contar de que se trata la película. Solo que aquellos que ya hemos comenzado un camino espiritual la película o el libro no nos trae nada nuevo. En último de los casos nos reafirma o confirma que ciertas cosas aprendidas son reales. Que a todo el mundo que comienza una búsqueda trascendente le pasa las mismas cosas. O llega a las mismas verdades.
Para aquellos que están en un momento bisagra de sus vidas, la película es ideal. Porque la protagonista se sale de su mundo conocido y comienza una búsqueda de sentido a su vida, viajando por el mundo. No quiero decir que solo viajando se logra la iluminación, más lejos de eso estoy. Creo que todos podemos encontrar un sentido a nuestras vidas, desde nuestro propio lugar. Atravesando experiencias que nos eleven, haciendo cosas que nos traigan sentido y bienestar. Sincerándonos con nosotros mismos, pensando si lo conocido y establecido es lo valedero para nosotros o si allá lejos existe algo más propio.

Yo les recomiendo la película con Julia Roberts y Javier Bardem. Hay lindos paisajes y buenos diálogos. Quizá se hace un poco larga pero es bastante amena.

“Cruzar al otro lado” ese es uno de los mensajes que nos trae la película. Atravesar nuestros miedos, nuestras ilusiones del mundo, nuestros desafíos, nuestras ruinas y transformaciones para llegar a ser lo que en verdad somos: divinos y seres amables y amantes.

septiembre 17, 2010

El Origen


Hace mil que no posteo nada en mi querido blog. Falta de inspiración. Cosas nuevas que van reemplazando inquietudes antiguas.
Pero no quería dejar de postear algo sobre "El Origen". Película que aún no vi, seguro la veré en DVD, pero que trata un tema que siempre me movilizó. Los sueños.
Por lo que he leído sobre El Origen, es muy al estilo Philip K. Dick. Autor que me encanta. Veamos que dice un crítico de la película:
"Concepto realidad-ficción: El tema no es nuevo y ha sido profundamente explorado en la literatura y el cine. Pero Nolan le da una vuelta de tuerca más hasta conseguir que el espectador, en vez de ver una película, sea capaz de visionar los sueños de otros (los personajes del filme) en una pantalla de cine. Nolan hace realidad el mundo del 1984 de Orwell, narrando de manera soberbia cómo funciona la “policía del pensamiento”. No hay nada más fuerte que una idea. Una idea implantada en el cerebro es más potente que cualquier virus. Si consigues implantar una idea en la mente de alguien jamás podrás cambiar su voluntad. Para los sistemas políticos totalitarios este concepto es la raíz del árbol del control. Si penetras en la mente de alguien y modulas su voluntad, ese alguien te pertenece. También, como apunta José Ángel Barrueco en su crítica (aquí), puede haber una notable influencia del Burroughs, uno de los primeros que plantea el concepto de “implante de ideas”."
Para seguir leyendo presione aquí click