septiembre 22, 2010

Comer, rezar, amar o el arte de Cruzar al otro lado




El sábado a la noche recomendaron en el programa de Luisa Delfino, “Te escucho” la película “Comer, rezar, amar” basada en el best seller, “Eat, pray, Love” de Elizabeth Gilbert.

Al día siguiente me fui sola al cine Multiplex de Belgrano y saqué una entrada. No iba con mucha expectativa, ya que en los diarios le habían puesto la etiqueta de “Regular” a la cinta.

Dije no va a haber mucha gente, pero igualmente me fui temprano y menos mal que lo hice porque se formó una fila de una cuadra.

No les voy a contar de que se trata la película. Solo que aquellos que ya hemos comenzado un camino espiritual la película o el libro no nos trae nada nuevo. En último de los casos nos reafirma o confirma que ciertas cosas aprendidas son reales. Que a todo el mundo que comienza una búsqueda trascendente le pasa las mismas cosas. O llega a las mismas verdades.
Para aquellos que están en un momento bisagra de sus vidas, la película es ideal. Porque la protagonista se sale de su mundo conocido y comienza una búsqueda de sentido a su vida, viajando por el mundo. No quiero decir que solo viajando se logra la iluminación, más lejos de eso estoy. Creo que todos podemos encontrar un sentido a nuestras vidas, desde nuestro propio lugar. Atravesando experiencias que nos eleven, haciendo cosas que nos traigan sentido y bienestar. Sincerándonos con nosotros mismos, pensando si lo conocido y establecido es lo valedero para nosotros o si allá lejos existe algo más propio.

Yo les recomiendo la película con Julia Roberts y Javier Bardem. Hay lindos paisajes y buenos diálogos. Quizá se hace un poco larga pero es bastante amena.

“Cruzar al otro lado” ese es uno de los mensajes que nos trae la película. Atravesar nuestros miedos, nuestras ilusiones del mundo, nuestros desafíos, nuestras ruinas y transformaciones para llegar a ser lo que en verdad somos: divinos y seres amables y amantes.

septiembre 17, 2010

El Origen


Hace mil que no posteo nada en mi querido blog. Falta de inspiración. Cosas nuevas que van reemplazando inquietudes antiguas.
Pero no quería dejar de postear algo sobre "El Origen". Película que aún no vi, seguro la veré en DVD, pero que trata un tema que siempre me movilizó. Los sueños.
Por lo que he leído sobre El Origen, es muy al estilo Philip K. Dick. Autor que me encanta. Veamos que dice un crítico de la película:
"Concepto realidad-ficción: El tema no es nuevo y ha sido profundamente explorado en la literatura y el cine. Pero Nolan le da una vuelta de tuerca más hasta conseguir que el espectador, en vez de ver una película, sea capaz de visionar los sueños de otros (los personajes del filme) en una pantalla de cine. Nolan hace realidad el mundo del 1984 de Orwell, narrando de manera soberbia cómo funciona la “policía del pensamiento”. No hay nada más fuerte que una idea. Una idea implantada en el cerebro es más potente que cualquier virus. Si consigues implantar una idea en la mente de alguien jamás podrás cambiar su voluntad. Para los sistemas políticos totalitarios este concepto es la raíz del árbol del control. Si penetras en la mente de alguien y modulas su voluntad, ese alguien te pertenece. También, como apunta José Ángel Barrueco en su crítica (aquí), puede haber una notable influencia del Burroughs, uno de los primeros que plantea el concepto de “implante de ideas”."
Para seguir leyendo presione aquí click